Forna

Es el pueblo a mayor altitud del Ayuntamiento de Encinedo, pues se encuentra a 1.200 m sobre el nivel del mar, en la ladera sur de la Peña de Forna, y a él se llega desde Losadilla.

Su nombre se relaciona etimológicamente que el vocablo latino fornum, en alusión a algún tipo de horno, bien sea de pan, de fundido de metales o de cal que hubiera en el pasado, o por la existencia de algún aspecto relacionado con el relieve del terreno. Desde luego, en torno a 1095 ya se conocía como “Forna”.

La distribución del núcleo se conforma en dos barrios rodeados por unas choperas que casi conforman un bosque galería, aunque el barrio de Arriba está prácticamente deshabitado. Pequeños huertos y praderíos constituyen el terrazgo agrícola que se beneficia de las aguas del arroyo del Pontón. A la entrada del pueblo, en una explanada, está la ermita de los Remedios, desde donde hay una buena panorámica.

Con una arquitectura tradicional especialmente interesante que incluye  fragua y molino restaurados, las intervenciones recientes para detener el deterioro de su aspecto hacen de Forna uno de los pueblos más bonitos e interesantes de la comarca de la Cabrera.